Piña congelada

Con un cuchillo largo y afilado, corta la parte superior y la base de la piña. Colócala verticalmente y corta la corteza en tiras verticales. Con la punta de un cuchillo pequeño, retira los trocitos de piel incrustados en la pulpa. Seguidamente córtala en rodajas de unos 2 cm. Para obtener unas rodajas bien dibujadas quita con un cortapastas redondo y pequeño o algo que se le asemeje el corazón fibroso.
Elige un envase para congelar, seguidamente espolvorea el fondo con azúcar y así en cada rodaja de piña que introduzcas en el envase, llénalo hasta 1 cm del borde. Tápalo y ya está lista para congelar.

0 comentarios:

Artículos Relacionados

ULTIMAS RECETAS

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP